Quieres tener una tienda online que venda miles de euros sin hacer nada?

Este post, de título tan sugerente a la par que sensacionalista, está dirigido a ti, empresario / autonomo / entrepreneur o simple creyente del comercio electrónico. Está dirigido a ti, que te han contado, te han dicho y te han explicado que el ecommerce o el comercio electrónico, como prefieras, lo peta y que puede salvar tu maltrecha economía empresarial o personal.

¿Qué cual es la razón de ser de este post? Pues simplemente explicarte 4 cosas básicas que te ayuden a entender de una manera sencilla que no todo lo que brilla es oro y que un comercio electrónico, al igual que un negocio convencional, requiere unas importantes dosis de esfuerzo, inversión y trabajo para funcionar como esa máquina de hacer dinero sin casi hacer nada que te han querido vender.

Tener un comercio electrónico, una tienda online, no va a hacer que vendas miles de euros al día mientras tú te sientas en un sillón de cuero a ver el dinero caer… la idea mola, pero eso no va a pasar si tú no pones lo que tienes que poner.

Imagen de Montgomery Burns, el rico propietario de la central nuclear de Springfield

Aquí vemos al Sr. Burns frotándose las manos ante las pingues ganancias que va a obtener con su ecommerce de residuos de uranio, que además permite pagar con PayPal

¿Y por qué una tienda online que yo monte no puede vender un pastizal en poco tiempo y hacerme rico? No es que no pueda suceder, también puede suceder, ya que no es técnicamente imposible que te lleves a la cama a Bar Refaeli o a Lemmy, según preferencias, pero básicamente lo de hacerse rico de golpe con un comercio electrónico o salir de un apuro en tiempo record puede no suceder por esto:

  1. Un negocio online, al igual que uno físico, de los de toda la vida, requiere lo más importante de todo, disponer de un producto del que exista demanda, bien sea ésta estable o creciente, o bien tengamos la capacidad de generar dicha demanda (lo que suele vincularse a tener un buen bolsillo y medios para generar una gran difusión). Y además, como en cualquier negocio, si quieres vender bien, debes conocer y controlar el producto, además de que exista demanda. Es decir, que si te parece una idea cojonuda vender jamones, perfecto, pero ¿tú sabes algo de jamones?, ¿has vendido un jamón en toda tu vida?, ¿sabes cómo explicar el punto de sal de un jamón?, ¿hay demanda de jamones que tú puedas atender? Pues eso.
  2. Un negocio online, al igual que uno clásico, requiere de una mínima inversión para montar una estructura básica para comenzar. Y aquí empiezan ya los problemas gordos, como si lo del producto no fuera suficiente. Porque a ver, al igual que puedes abrir una tienda en la calle más chusca de tu ciudad pagando un alquiler de risa y atendiendo con lo mínimo imprescindible a cambio de una mínima inversión, esa misma lógica se traslada a internet. No se trata de comparar costes, sino de entender que para montar una estructura de venta por internet fiable, útil, estéticamente profesional, con detalles que ayuden a la venta, con personal dedicado, etc… hay que gastárselas. Puedes montarte una panadería y ponerte a vender pan, OK, pero si quieres montar la panadería en una calle buena y que el local mole, y que los que atienden al público sean de lo mejorcito de su profesión, pues eso, que hay que gastárselas… y fijáte que con eso no tienes garantizado, para nada, el éxito. Esto lo entendemos todos para un negocio de los de siempre, verdad, pues aquí, esta cosa tan moderna de la red, rigen las mismas leyes. Siento desilusionarte.
  3. Y el colmo de todos los colmos, no solo basta con conocer el producto y con tener un lugar donde venderlo, sino que además, debemos hacer esa oferta visible, porque da igual lo molona que sea nuestra tienda online y que tengamos el mejor producto del mundo, que como nadie nos conozca y entre a comprar nuestro futuro se teñirá de negro. Esto obliga a contemplar una estructura de gasto en la que la parte promocional es muy importante. No se trata de disponer de enormes cantidades, sino de tener previsto que esto debe hacerse.
  4. Y de postre, si quieres que todo esto funcione, lo has tenido que pensar antes, madurarlo, investigar bien a la competencia, trazar un mínimo plan y, una vez que todo funciona, controlar tus números y el rendimiento de tu tienda online, a nivel de negocio y de analítica web, que eso, aunque molaría, no se hace solo.

En resumen, amigo al que le dijeron que el comercio electrónico te iba a hacer rico… eso puede pasar, por supuesto, como ha pasado alguna vez, con un tipo que monto una tienda de libros online (con una inversión inicial de 300.000 dolares de los 90), y como pasara muchas más… pero de toda la vida, la excepción no ha consitituido la regla, sino al revés. Y de nuevo, en internet, rigen las mismas leyes y la magia, de momento, no existe.

Es una cuestión de proporción, de estudio y planificación, de posibilidades y de riesgo, como lo ha sido desde el principio de los tiempo el montar cualquier negocio, independientemente del medio, y si das con la combinación adecuada, pues sí, tendrás una web que venderá miles de euros al día sin hacer casi nada… pero ten claro que esa es la excepción y no es la regla. No dejes que te convenzan de que tú eres la excepción, debes saber que lo eres por como planteas y haces las cosas o por como afrontas el negocio o yo que sé por qué, pero eso lo descubres tú, no te lo dicen otros con un canto de sirenas que te hace creer que el ecommerce y el dinero que cae del cielo pueden ser la misma cosa.

Via RicardoTayar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s