Test para saber si eres un adicto a Google

Google cumple 15 años siendo el buscador más popular y querido. Tanto es así que nos ha llevado a preguntarnos, ¿nos hemos vuelto adictos a Google?

Hemos creado un divertido test para que lo puedas comprobar por ti mismo. ¡Responde con sinceridad, anota tus respuestas y descubre tu resultado al final!

1. Además de Google, ¿qué otros buscadores has usado este mes?

a) ¿Hay más buscadores aparte de Google?

b) Uso tanto Google como Bing

c) Uso más que nada Bing u otro buscador

d) Sinceramente, casi no uso Google

2. Tu cuenta principal de correo es…

a) Gmail

b) Hotmail / Live / Outlook

c) Yahoo! Mail

d) La de mi proveedor de Internet u otra

3. Antes de ir a un sitio…

a) Busco la dirección en Google, luego busco dicha dirección en Google Maps para ver el sitio con Street View y calcular la ruta. Además, busco en Internet la puntuación que le han dado otros visitantes.

b) Busco en Google la página oficial para ver los horarios y cualquier aviso de última hora

c) Busco en Internet el teléfono y llamo para preguntar todas mis dudas

d) Voy directamente y lo que sea, será

4. Buscar algo en Internet es…

a) Googlear

b) Buscar en Google

c) Buscar en Internet

d) Una pérdida de tiempo. Yo prefiero las páginas amarillas

5. Mi teléfono es un…

a) Google Nexus

b) Otro teléfono Android

c) Un teléfono con Windows Phone

d) Otro

6. No encuentro lo que busco en una página

a) Vuelvo a Google y uso site:pagina.com para buscar dentro de la página

b) Vuelvo a Google y busco lo que me interesa, aunque esté en otra página

c) Uso el buscador incluido en la página que estoy visitando

d) Mala suerte. Volveré a probar mañana cuando tenga más tiempo.

7. ¿Lloverá mañana?

a) Busco “weather mi ciudad” en Google

b) Busco páginas de información meteorológica en Google

c) Voy a mi página favorita con información del tiempo

d) Me asomo a la ventana y hago una predicción por mí mismo

8. Guardas tus documentos en la nube en…

a) Google Drive

b) Skydrive

c) Dropbox

d) Otro o ningún sitio, no me fio mucho de la nube

9. ¿Tienes activado el Historial de búsquedas de Google?

a) ¡Por supuesto! Así puedo revisar lo que busqué con anterioridad

b) No, no sé por qué lo iba a necesitar

c) No tenía ni idea de que eso existiera

d) ¡Cuanto menos sepa Google de mí, mejor!

10. Si Google dejara de existir mañana…

a) ¡Se llevaría la mitad de mi vida: contactos, fotos, e-mails, documentos…!

b) Me molestaría mucho pero podría sobrevivir con otros buscadores

c) No pasa nada, sigo teniendo mi Bing

d) Recibiría una lección de humildad

11. Tu red social es…

a) Google+

b) Facebook, porque en Google+ no hay casi nadie

c) ¡Facebook!

d) Otra… o ninguna

12. Cuando haces una búsqueda y no encuentras resultados…

a) Afino la búsqueda con comillas, operadores (AND, OR…) y filtros de dominio (site:)

b) Afino la búsqueda con comillas

c) Pruebo otras combinaciones de palabras

d) Voy a la página dos, y tres, y cuatro, y cinco…

13. Antes de hacer una compra en Internet…

a) Consulto en Google la reputación de la tienda y busco tiendas más baratas en Google Shopping

b) Hago una búsqueda rápida para ver si es más barato en otro sitio

c) Uso otros comparadores de precio como el de Yahoo! o Bing

d) Prefiero ir a la tienda física

14. Viendo una serie, un actor te suena de algo y no sabes de qué…

a) Sacas tu smartphone inmediatamente y buscas la información en Google

b) Abres la app de IMDB y buscas la información

c) Lo buscarás más tarde cuando acabe la serie

d) No importa, ya te acordarás antes o después

15. Necesitas saber cuántos euros son el 10% de 150 dólares australianos…

a) Escribes en Google “10% of 150 AUD to Euro”

b) Escribes en Google “150 AUD to Euro” y luego calculas el 10% en la calculadora

c) Buscas en Google un conversor de divisas y te ayudas de la calculadora

d) Buscas a cuánto está el dólar australiano y lo calculas tú mismo

Puntuación

Para determinar tu nivel de adicción a Google, usaremos un sencillo sistema de puntos:

  • Por cada respuesta A: suma 10 puntos
  • Por cada respuesta B: suma 7 puntos
  • Por cada respuesta C: suma 4 puntos
  • Por cada respuesta D: suma 1 punto

¿Ya lo tienes? Entonces pasa a los resultados

Resultados

Más de 140 puntos: Estás totalmente enganchado a Google

La vida sin Google no tiene sentido para ti. Lo has acoplado tanto a tu vida que, si dejara de existir, te sentirías vacío, con síndrome de abstinencia. Lo usas básicamente para todo, y te encanta. Para ti no hay otros buscadores, pero disfrutas por igual del resto de servicios, desde Gmail hasta Maps, pasando por Drive, Chrome o Calendar. ¡Los coleccionas como si fueran Pokémon!

Entre 100 y 140 puntos: Eres casi un adicto

Estás a las puertas de la adicción, pero te salvas por los pelos. Conoces otros buscadores, pero rara vez buscas en ellos. Usas muchas de las aplicaciones de Google como Gmail, Chrome y Maps, pero sólo porque te parecen mejores que la competencia. En otros casos, sí prefieres servicios de otras empresas como Facebook o Dropbox.

Entre 50 y 100 puntos: Google te da igual, es sólo una herramienta

Lo cierto es que Google te da un poco igual: ni lo amas en exceso, ni lo odias. Reconoces que como buscador es eficaz, rápido y muy útil, pero lo mismo usas Google que Bing, Yahoo!, o lo que se te ponga por delante. Prefieres evitar las aplicaciones de Google siempre que sea posible, porque no acaba de convencerte la idea de proporcionarle tantos datos personales a una única empresa.

Menos de 50 puntos: Odias secretamente a Google

Con esta puntuación puedes estar tranquilo: es seguro que no eres un adicto a Google. Es más, lo más probable es que no le tengas la menor simpatía y lo evites siempre que sea posible. Las nuevas tecnologías no te hacen mucha gracia y, para ti, Google es simplemente un buscador que usas… a veces.

Anuncios

Apple o Google? Cosas en que Google supera a Apple

Ambos gigantes tecnológicos eran excelentes socios. Pero desde que el buscador comenzó a dirigir sus esfuerzos en su propio teléfono con Android, el vínculo entre las dos firmas ha sido, en el mejor de los casos, inestable. Ahora son rivales casi en todo.

Mientras Apple marca la pauta en lo que es importante en cuanto a tecnología, el gigante de Internet lo puede hacer muchísimo mejor:

1. Aunque Siri en su momento mantuvo el pie en el acelerador, ahora el asistente de voz de Google para Android, Google Now, está llevando la delantera, al ser más útil y preciso.

2. El servicio de mapas de Google es sencillamente mejor que el de Apple. Tiene datos más precisos e incluye las direcciones de los medios de transporte público.

3. En cuestión de precios de smartphones, el buscador mantiene ventaja. El Nexus desbloqueado se vende a un precio abismalmente menor al teléfono de Apple. Sin contrato, es posible convertirse en propietario de un Nexus 4 por US$ 199, pero hacerse dueño de un iPhone 5S desbloqueado cuesta unos US$ 649.

4. Google provee mayor espacio de almacenamiento en la nube. Con Google Drive, el usuario tiene 15 GB y sin coste, a diferencia de las 5 GB de iCloud.

5. Si utiliza los servicios de Google como Gmail, Google Calendar y Google Talk, Chrome es ciertamente una opción mejor que Safari, el navegador de Apple. Esto se debe a que Chrome hace que sea fácil sincronizar sus cosas en todos los dispositivos donde usted haya iniciado sesión (en Google).

6. Si de fotos se trata, pruebe Google+. El buscador le brinda más espacio y puede modificar las fotos que suba de manera automática para que éstas tengan un aspecto aún mejor.

7. El servicio de correo electrónico de Google es superior al de Apple. La aplicación de Gmail para iPhone / iPad es mejor que la aplicación de correo de Apple. En términos generales, la experiencia de Gmail es mejor que la de Apple, si utiliza iCloud.

8. El Chromecast le permite visualizar contenido de Netflix, YouTube, entre otros, por solo US$ 35. Mientras tanto, el Apple TV cuesta US$ 99.

9. Google ha sido capaz de lograr que más personas utilicen el sistema operativo Android para teléfonos inteligentes que iOS de Apple. El 80% de los smartphones, a nivel mundial, funcionan con el robot verde, mientras que solo el 13% corre con iOS, de acuerdo a IDC.

10. De igual manera Android alimenta más tabletas a nivel global. El 62% de las tabletas ejecutan el sistema operativo de Google y el 33% hace lo propio con el SO de Apple, según IDC.

11. Este último punto ha sido reservado para rescatar que el Google Nexus 7 es mejor e incluso más económico que el iPad mini de los de Cupertino.

Sabes lo que había antes de google?

Hubo un tiempo sin Google. Una época entre 1994 y 1999 en que la Web creció de manera rápida y desordenada. Hacían falta servicios que ayudaran a la gente a encontrar lo que necesitaba entre millones de páginas aisladas.

Durante ese lustro dorado, el que precedió al estallido de la “burbuja .com”, eran muchos los buscadores que caminaban sobre la faz de Internet. Se trataba de servicios sencillos que, junto con los primeros portales, se repartieron el mercado de las búsquedas.

Si navegaste por la red antes del año 2000, muchos de los nombres que voy a mencionar a continuación te traerán gratos recuerdos. En este artículo te hablaré de los ocho servicios de búsqueda más importantes de aquella época y qué les ha pasado.

AltaVista, el “Google de los 90”

Lo han definido como el Google de los años noventa, el mejor buscador de su época. Y realmente lo fue. Desde 1995, año en que apareció en escena de la mano de la compañía DEC, AltaVista no dejó de cosechar buenas críticas.

Su índice de páginas contaba con veinte millones de resultados, una cifra enorme para la época. Para quienes querían resultados rápidos, sin pasar por la cantidad de servicios ofertados por los portales que pululaban por la red, AltaVista era perfecto.

Hasta que, allá por el año 2000, dejó de ser el mejor. Un jovencísimo Google empezó a arrancarle usuarios. Y AltaVista, que al igual que otras compañías .com había pasado por muchas manos, no supo recuperarse a tiempo.

En algún momento del 2000, Google superó a AltaVista (imagen de SearchEngineLand)

La experiencia al pasar de AltaVista a Google fue poco traumática porque Google no dudó en copiar características de AltaVista, como el estilo sencillo de los resultados, el traductor Babel Fish o la búsqueda de imágenes, noticias y archivos de audio y vídeo.

El 28 de junio de 2013, Yahoo!, que compró AltaVista en 2003, anunció el cierre definitivo del mítico buscador, que hacía ya una década que había perdido su tecnología al fusionarse con el gigante morado.

Excite, un buscador con crisis de identidad

En los noventa, Excite era el centro de la web, uno de los primeros portales web. Además de su servicio de búsqueda, Excite proporcionaba noticias, información meteorológica, correo electrónico y mensajería instantánea.

Excite se fundó como compañía en 1995. En su primer año, adquirió el buscador Magellan, lo que mejoró sustancialmente la calidad de sus resultados, y más tarde, en 1997, hizo otro tanto con WebCrawler.

Excite destacó por la manera en que enriquecía los resultados, con sinónimos y entradas del directorio mantenido por sus editores. Su base de datos, sin embargo, se quedó pequeña muy pronto, y sus opciones de búsqueda eran muy limitadas.

Yahoo! estuvo a punto de comprar Excite por seis mil millones de dólares en diciembre de 1998, pero el trato saltó. Unos meses más tarde, el presidente de Excite, George Bell, rechazó comprar Google por menos de un millón de dólares.

En 1999, Excite se fusionó con @Home Network. La nueva compañía, Excite@Home, se dedicó a comprar servicios, como Webshots, la famosa página de hospedaje de fotografías. No le sirvió para levantar la suerte de la compañía.

El 1 de octubre de 2001, Excite@Home declaró bancarrota. Sus propiedades fueron subastadas, y su dominio, antes cotizadísimo, pasó por diferentes manos. Excite siguió activo como portal en Italia, donde todavía sobrevive como parte del grupo Populis.

Yahoo! – Las páginas amarillas del web

Antes de Google, buscábamos con Yahoo!. Durante años defendió un modelo de búsqueda distinto, más cercano y artesanal, en el que editores de carne y huesos recorrían Internet en busca de los mejores sitios y contenidos.

Como directorio, Yahoo! fue insuperable. Para muchos usuarios de entonces, las búsquedas se dividían habitualmente entre uno de los buscadores puros y Yahoo!. Y muy a menudo ocurría que Yahoo! acababa ofreciendo resultados mejores.

Ese dominio acabó a finales de los noventa, cuando los nuevos buscadores, como AltaVista y Google, demostraron una gran superioridad frente a los directorios hechos por humanos, inevitablemente más lentos en ser actualizados.

Si bien es cierto que como buscador puro Yahoo! empezó relativamente tarde -en 2004-, ya en el año 2000 se alió con el joven Google para usar su tecnología de búsqueda. Rompió este trato unos años después, en 2004, tras la compra de Overture.

Este es el aspecto que presenta el antiguo directorio de Yahoo! hoy en día

Hoy en día, Yahoo! es uno de los principales portales de la red, un conglomerado de servicios que incluye Flickr y Tumblr. El antiguo directorio, antaño el corazón de su web, es ahora un triste museo de enlaces.

HotBot – La eterna segunda opción

De nombre pegadizo y diseño sencillo, HotBot fue uno de los primeros buscadores puros. Usaba la excelente base de datos de Inktomi, junto con resultados de los directorios LookSmart y Open Directory (DMOZ).

Los colores nunca fueron el plato fuerte de HotBot…

Los resultados se mostraban por relevancia y se agrupaban por sitio. Era posible filtrar por fecha de modificación, idioma o tipo de contenido: PDF, Flash, VRML o Audio. Incluso podía especificarse el nivel de profundidad de la búsqueda.

Su calidad y sencillez le llevó a superar por un breve periodo al mismísimo AltaVista. Por aquel entonces era habitual escoger a ambos buscadores por igual a la hora de efectuar una búsqueda por palabras clave.

La suerte de HotBot estuvo ligada a la de Lycos, que lo compró en 1998 para dejarlo aparcado indefinidamente. En 2002, HotBot volvió a relanzarse con opciones de búsqueda múltiples (Google, Teoma, Ask), pero su impacto fue limitado.

InfoSeek – Para muchos fue el primero

Lo creó Steve Kirsch en 1994, un año en el que Internet no había explotado todavía. Las 10.000 páginas web que existían eran amasijos de texto, GIF animados y enlaces azules sobre fondos grisáceos.

En 1995, InfoSeek firmó un acuerdo por el cual se convertía en el buscador por defecto de NetScape, el navegador estrella de los inicios de Internet. Dos años después, en 1997, InfoSeek tenía más de 7 millones de visitantes al mes, una enormidad para la época.

Justo entonces las cosas empezaron a cambiar. La aparición de Internet Explorer 4.0 supuso el comienzo de la primera guerra de los navegadores, y un golpe para Netscape. Como consecuencia, el tráfico de InfoSeek empezó a menguar.

En 1998, InfoSeek pidió a Netscape renovar el acuerdo. En vez de renovarlo, fue adquirido por Disney, que compró el 43% de sus acciones y fundió InfoSeek con la tecnología de la compañía StarWave en lo que luego se convertiría en Go.com.

En la actualidad, el dominio Infoseek.com redirige a Go.com. Donde la marca InfoSeek sí permanece viva es en Japón. Por cierto, ¿sabías que el mayor buscador de China, Baidu, fue fundado por un ex-ingeniero de InfoSeek, Li Yanhong?

Lycos – Un clásico de la burbuja .com

Empezó con un catálogo de 54.000 documentos el 20 de julio de 1994. Seis meses después, ya había indexado un millón y medio, y al final de 1996 rozó los sesenta millones. En aquel glorioso momento, Lycos fue el buscador más completo.

En 1999, Lycos ya era la página más visitada en todo el mundo. Sus servicios de hospedaje, Tripod y Angelfire, competidores de GeoCities, fueron para muchos una primera casa en la red. Más tarde, Lycos compró también HotBot.

Como buscador, recordamos Lycos por la gran cantidad de resultados que arrojaba en una época en la que otros buscadores todavía estaban despertando. Aparte de por la cantidad de servicios ofertados, Lycos quedará en la historia por su adorable mascota.

Comprado en el año 2000 por Terra Networks por la increíble suma de 12,5 mil millones de dólares, Lycos se convirtió en el símbolo de la fiebre .com y de la burbuja que estalló poco después. En 2004, fue revendido por un 2% de su valor original.

Ask Jeeves – Un buscador único y elegante

Desde el comienzo de su actividad, Ask Jeeves se desmarcó del resto de buscadores por su forma de presentarse: un mayordomo al que podías hacerle preguntas normales. Para quienes rehuían de las frías combinaciones de palabras clave, era ideal.

La búsqueda en lenguaje natural, que sigue siendo parte de Ask.com, se pudo compaginar con la búsqueda por palabras clave a partir de 2002, cuando adquirió el novedoso Teoma, el más similar a Google en ese momento.

En el 2010, Ask dejó de ofrecer servicios de búsqueda propios, y aunque sigue siendo una página muy visitada, sus búsquedas son proporcionadas ahora a través de Google. ¿El único buscador que parece haber recogido su testigo espiritual? Wolfram Alpha.

Northern Light – El Altavista con alma corporativa

Quizá recordéis a ese buscador cuyo logo era un velero rodeado por las luz de una aurora boreal. Se llamaba Northern Light, y fue uno de los buscadores más notables de los noventa por tamaño de la base de datos y funciones de búsqueda avanzada.

Una de sus características más interesantes eran las carpetas personalizadas de búsqueda, donde se podían almacenar resultados de búsqueda por argumento, fuente o idioma, organizados automáticamente a partir de una jerarquía de temas.

Otra función que muchos recordarán era la de “Más resultados de este sitio”, que llevaba a páginas relacionadas con uno de los resultados. Esta opción fue replicada más tarde por otros buscadores, como Google.

En el año 2002, Northern Light, que nunca había dejado de ser una compañía enfocada en la búsqueda para empresas, dejó de ofrecer sus servicios al gran público. Para muchos, supuso la migración definitiva a Google.

Los demás, una hueste enorme…

Nos dejamos a muchos otros en el tintero, como Dogpile, WebCrawler, Ixquick, Metacraweler, Deja… La historia de casi todos fue la misma: un crecimiento inicial rápido seguido la compra por parte de otra empresa o el colapso por exceso de servicios.

Los que tuvimos una página en Internet no dudábamos en enviar la dirección a decenas de sitios, usando herramientas de envío masivo que declaraban tener a centenares de motores de búsqueda en su base de datos.

 

Sabes a quien das permiso para acceder a tus redes sociales?

El otro día recibí spam especial en mi correo. Lo enviaba un amigo. “Saca tus apps autorizadas y ponlas donde yo las pueda ver”, le dije apuntándole con el ratón.

Mi hipótesis era que mi amigo había autorizado una aplicación de reputación cuestionable para que accediese a su cuenta de Google y, en consecuencia, a su cuenta de correo Gmail.

En otras palabras: bajo la promesa de algo maravilloso, mi amigo había autorizado un sitio web ubicado en Rusia para que pudiese acceder a su cuenta de Google con todos los permisos posibles e imaginables, incluido el de enviar un e-mail en su nombre.

La sospecha era fundada: en cuanto revisé la lista de sitios y aplicaciones autorizadas de mi amigo, vi un sitio de nombre raro. Lo busqué en Google y descubrí que se trataba de una página de aspecto dudoso. Le pedí que revocara el permiso a ese sitio.

¿Qué son las apps o sitios autorizados?

En Internet, los datos que almacenas en Google, Facebook o Twitter son muy valiosos. Hay apps y sitios web que acceden a ellos a través de permisos especiales que concedes tú mismo. Y para qué, te estarás preguntando.

Las apps y sitios de terceros piden permisos por los motivos más diversos. En general, sus cometidos son muy útiles, y enriquecen las aplicaciones que ya usas. Algunos ejemplos de apps y sitios que necesitan acceder a tus datos son…

  • Versiones móviles de tus páginas favoritas (oficiales o no)
  • Sitios web en los que puedes identificarte sin contraseña
  • Accesorios para gestionar mejor tu correo y redes sociales
  • Aplicaciones que conectan varios servicios, como IFTTT
  • Apps que hacen copias de seguridad de tus datos
  • Apps de vanidad: ¿quién te sigue y deja de seguir en las redes?

Tiene sentido, ¿verdad? Al fin y al cabo, siempre estás conectado a Google o Facebook, así que, ¿por qué no usar esas cuentas para entrar en otras páginas? ¿Por qué no permitir que las aplicaciones usen tus datos para tu beneficio?

El problema es que ni todas las apps o sitios de terceros son seguros, ni todos se portan bien con tus datos. Si autorizas la app equivocada las consecuencias pueden ser molestas… o desastrosas.

¿Por qué este sistema de autorizaciones?

A partir de 2007, los peces gordos de la red empezaron a habilitar un estándar de identificación y autorización llamado OAuth (autorización abierta). Es el estándar que se usa cuando te identificas en una página a través de Google o Facebook.

Con OAuth, el sitio nunca tiene tu password, sino únicamente un “token” (fuente)

La razón de ser de OAuth es simple: antes, para que esas aplicaciones accediesen a tus datos tenías que introducir la contraseña del servicio, una contraseña que se podía capturar o almacenar, con todos los riesgos que eso suponía.

Con OAuth ya no hay que escribir contraseñas: la autenticación como usuario de Google se lleva a cabo en el sitio de Google o Facebook. Ya no tienes que darle tu clave al sitio de terceros, sino que ese sitio pide permiso al sitio madre.

El lado oscuro de las autorizaciones de sitios

Autorizamos apps y sitios con excesiva ligereza, sin fijarnos en su calidad o confiabilidad. Y así ocurre que, alentados por promesas extraordinarias, dejamos entrar malware peligroso o simplemente molesto.

Una app autorizada que envía spam a través de Twitter (fuente)

Dependiendo de los permisos que hayas concedido en un primer momento, una app maliciosa podrá hacer más o menos daño en tus cuentas:

  • Borrar correos, actualizaciones, contactos
  • Enviar publicidad no-solicitada en tu nombre
  • Publicar fotos privadas en sitios públicos
  • Sacar información personal (como contraseñas)

No siempre estas acciones tienen un origen malicioso. A veces, un sitio autorizado está mal configurado o diseñado. El daño, sin embargo, es el mismo. Pero se puede prevenir fácilmente: basta con revocar permisos.

¿Cómo se revocan o quitan los permisos?

Todos los servicios que conceden permisos deben permitir consultarlos y revocarlos. Pero a veces no es sencillo, bien por lo oculta que está la opción necesaria, bien por lo poco comprensible que es el sistema de revocación.

 

Para mayor sencillez, puedes usar la fantástica página MyPermissions.org y sus aplicaciones para iPhone y para Android, que vigilan tus servicios y te recuerdan hacer limpieza de las autorizaciones periódicamente.

Algunos consejos antes de acabar

Limpiar periódicamente la lista de apps autorizadas es bueno para tu salud: evitas problemas a largo plazo, cuando esas aplicaciones son abandonadas o atacadas por hackers. Pero no es suficiente.

Debes pensar antes de autorizar una app o sitio de terceros. ¿Qué es lo que estás autorizando? ¿Es confiable la página? ¿Qué permisos solicita? Si huele a chamusquina, si parece prometer demasiado y tiene un aspecto cutre… empieza a sospechar.

Otro consejo útil es que cambies periódicamente tus contraseñas por unas fuertes y fáciles de recordar en tus servicios principales y que uses una diferente para cada uno. Si usas la misma contraseña para todo, caído un servicio, caídos todos.

 

Via Softonic

¡El Contenido es el rey! Sin tráfico no existes…

Hay muchisimas maneras de gestionar la promoción de tu blog / web.

Muchas de las cuales si se realizan correctamente rapidamente pasarás de tener 0 visitas varios centenares por dia en muy pocos meses.

Ultimamente no paramos de leer que el contenido es el rey y que antes se valoraban los enlaces y ahora el contenido, creo que este punto genera una gran confusión al publico en general ya que bajo mi punto de vista las directrices no han cambiado, desde los inicios de los buscadores han estado enfocados a localizar paginas webs con un contenido actualizado regularmente de calidad y sobretodo original. Posiblemente hasta hace un tiempo era más fácil hacer “trampas” para posicionar una web, ahora las reglas han cambiado y es más dificil con las ultimas actualizaciones del algoritmo de google, llamese Panda, Pengüin…

En los inicios, posicionar paginas web era bastante más sencillo ya que principalmente se basaba en dos puntos clave; enlaces y contenido. Hoy en dia entran en juego bastantes más puntos a tratar.

Los enlaces:  En la actualidad google, combate a páginas que realizan compra o venta de enlaces y castiga a webs que aumentan en pocos días sus enlaces de forma abundante y no natural. Simplemente se controla que tus enlaces sean naturales.

El contenido: Páginas con mayor contenido de calidad y que aporten valor al lector, ese es el objetivo de google y demás buscadores, a cambio estas páginas posicionan mejor que páginas con escaso contenido, copiado o duplicado, así que ya sabes, pon un redactor de contenidos a trabajar.

Recuerdas donde buscabamos antes de google?

Hubo un tiempo sin Google. Una época entre 1994 y 1999 en que la Web creció de manera rápida y desordenada. Hacían falta servicios que ayudaran…

 

Hubo un tiempo sin Google. Una época entre 1994 y 1999 en que la Web creció de manera rápida y desordenada. Hacían falta servicios que ayudaran a la gente a encontrar lo que necesitaba entre millones de páginas aisladas.

Durante ese lustro dorado, el que precedió al estallido de la “burbuja .com”, eran muchos los buscadores que caminaban sobre la faz de Internet. Se trataba de servicios sencillos que, junto con los primeros portales, se repartieron el mercado de las búsquedas.

Si navegaste por la red antes del año 2000, muchos de los nombres que voy a mencionar a continuación te traerán gratos recuerdos. En este artículo te hablaré de los ocho servicios de búsqueda más importantes de aquella época y qué les ha pasado.

AltaVista, el “Google de los 90”

Lo han definido como el Google de los años noventa, el mejor buscador de su época. Y realmente lo fue. Desde 1995, año en que apareció en escena de la mano de la compañía DEC, AltaVista no dejó de cosechar buenas críticas.

Su índice de páginas contaba con veinte millones de resultados, una cifra enorme para la época. Para quienes querían resultados rápidos, sin pasar por la cantidad de servicios ofertados por los portales que pululaban por la red, AltaVista era perfecto.

Hasta que, allá por el año 2000, dejó de ser el mejor. Un jovencísimo Google empezó a arrancarle usuarios. Y AltaVista, que al igual que otras compañías .com había pasado por muchas manos, no supo recuperarse a tiempo.

En algún momento del 2000, Google superó a AltaVista (imagen de SearchEngineLand)

La experiencia al pasar de AltaVista a Google fue poco traumática porque Google no dudó en copiar características de AltaVista, como el estilo sencillo de los resultados, el traductor Babel Fish o la búsqueda de imágenes, noticias y archivos de audio y vídeo.

El 28 de junio de 2013, Yahoo!, que compró AltaVista en 2003, anunció el cierre definitivo del mítico buscador, que hacía ya una década que había perdido su tecnología al fusionarse con el gigante morado.

Excite, un buscador con crisis de identidad

En los noventa, Excite era el centro de la web, uno de los primeros portales web. Además de su servicio de búsqueda, Excite proporcionaba noticias, información meteorológica, correo electrónico y mensajería instantánea.

Excite se fundó como compañía en 1995. En su primer año, adquirió el buscador Magellan, lo que mejoró sustancialmente la calidad de sus resultados, y más tarde, en 1997, hizo otro tanto con WebCrawler.

Excite destacó por la manera en que enriquecía los resultados, con sinónimos y entradas del directorio mantenido por sus editores. Su base de datos, sin embargo, se quedó pequeña muy pronto, y sus opciones de búsqueda eran muy limitadas.

Yahoo! estuvo a punto de comprar Excite por seis billones de dólares en diciembre de 1998, pero el trato saltó. Unos meses más tarde, el presidente de Excite, George Bell, rechazó comprar Google por menos de un millón de dólares.

En 1999, Excite se fusionó con @Home Network. La nueva compañía, Excite@Home, se dedicó a comprar servicios, como Webshots, la famosa página de hospedaje de fotografías. No le sirvió para levantar la suerte de la compañía.

El 1 de octubre de 2001, Excite@Home declaró bancarrota. Sus propiedades fueron subastadas, y su dominio, antes cotizadísimo, pasó por diferentes manos. Excite siguió activo como portal en Italia, donde todavía sobrevive como parte del grupo Populis.

Yahoo! – Las páginas amarillas del web

Antes de Google, buscábamos con Yahoo!. Durante años defendió un modelo de búsqueda distinto, más cercano y artesanal, en el que editores de carne y huesos recorrían Internet en busca de los mejores sitios y contenidos.

Como directorio, Yahoo! fue insuperable. Para muchos usuarios de entonces, las búsquedas se dividían habitualmente entre uno de los buscadores puros y Yahoo!. Y muy a menudo ocurría que Yahoo! acababa ofreciendo resultados mejores.

Ese dominio acabó a finales de los noventa, cuando los nuevos buscadores, como AltaVista y Google, demostraron una gran superioridad frente a los directorios hechos por humanos, inevitablemente más lentos en ser actualizados.

Si bien es cierto que como buscador puro Yahoo! empezó relativamente tarde -en 2004-, ya en el año 2000 se alió con el joven Google para usar su tecnología de búsqueda. Rompió este trato unos años después, en 2004, tras la compra de Overture.

Este es el aspecto que presenta el antiguo directorio de Yahoo! hoy en día

Hoy en día, Yahoo! es uno de los principales portales de la red, un conglomerado de servicios que incluye Flickr y Tumblr. El antiguo directorio, antaño el corazón de su web, es ahora un triste museo de enlaces.

HotBot – La eterna segunda opción

De nombre pegadizo y diseño sencillo, HotBot fue uno de los primeros buscadores puros. Usaba la excelente base de datos de Inktomi, junto con resultados de los directorios LookSmart y Open Directory (DMOZ).

Los colores nunca fueron el plato fuerte de HotBot…

Los resultados se mostraban por relevancia y se agrupaban por sitio. Era posible filtrar por fecha de modificación, idioma o tipo de contenido: PDF, Flash, VRML o Audio. Incluso podía especificarse el nivel de profundidad de la búsqueda.

Su calidad y sencillez le llevó a superar por un breve periodo al mismísimo AltaVista. Por aquel entonces era habitual escoger a ambos buscadores por igual a la hora de efectuar una búsqueda por palabras clave.

La suerte de HotBot estuvo ligada a la de Lycos, que lo compró en 1998 para dejarlo aparcado indefinidamente. En 2002, HotBot volvió a relanzarse con opciones de búsqueda múltiples (Google, Teoma, Ask), pero su impacto fue limitado.

InfoSeek – Para muchos fue el primero

Lo creó Steve Kirsch en 1994, un año en el que Internet no había explotado todavía. Las 10.000 páginas web que existían eran amasijos de texto, GIF animados y enlaces azules sobre fondos grisáceos.

En 1995, InfoSeek firmó un acuerdo por el cual se convertía en el buscador por defecto de NetScape, el navegador estrella de los inicios de Internet. Dos años después, en 1997, InfoSeek tenía más de 7 millones de visitantes al mes, una enormidad para la época.

Justo entonces las cosas empezaron a cambiar. La aparición de Internet Explorer 4.0 supuso el comienzo de la primera guerra de los navegadores, y un golpe para Netscape. Como consecuencia, el tráfico de InfoSeek empezó a menguar.

En 1998, InfoSeek pidió a Netscape renovar el acuerdo. En vez de renovarlo, fue adquirido por Disney, que compró el 43% de sus acciones y fundió InfoSeek con la tecnología de la compañía StarWave en lo que luego se convertiría en Go.com.

En la actualidad, el dominio Infoseek.com redirige a Go.com. Donde la marca InfoSeek sí permanece viva es en Japón. Por cierto, ¿sabías que el mayor buscador de China, Baidu, fue fundado por un ex-ingeniero de InfoSeek, Li Yanhong?

Lycos – Un clásico de la burbuja .com

Empezó con un catálogo de 54.000 documentos el 20 de julio de 1994. Seis meses después, ya había indexado un millón y medio, y al final de 1996 rozó los sesenta millones. En aquel glorioso momento, Lycos fue el buscador más completo.

En 1999, Lycos ya era la página más visitada en todo el mundo. Sus servicios de hospedaje, Tripod y Angelfire, competidores de GeoCities, fueron para muchos una primera casa en la red. Más tarde, Lycos compró también HotBot.

Como buscador, recordamos Lycos por la gran cantidad de resultados que arrojaba en una época en la que otros buscadores todavía estaban despertando. Aparte de por la cantidad de servicios ofertados, Lycos quedará en la historia por su adorable mascota.

Comprado en el año 2000 por Terra Networks por la increíble suma de 12,5 billones de dólares, Lycos se convirtió en el símbolo de la fiebre .com y de la burbuja que estalló poco después. En 2004, fue revendido por un 2% de su valor original.

Ask Jeeves – Un buscador único y elegante

Desde el comienzo de su actividad, Ask Jeeves se desmarcó del resto de buscadores por su forma de presentarse: un mayordomo al que podías hacerle preguntas normales. Para quienes rehuían de las frías combinaciones de palabras clave, era ideal.

La búsqueda en lenguaje natural, que sigue siendo parte de Ask.com, se pudo compaginar con la búsqueda por palabras clave a partir de 2002, cuando adquirió el novedoso Teoma, el más similar a Google en ese momento.

En el 2010, Ask dejó de ofrecer servicios de búsqueda propios, y aunque sigue siendo una página muy visitada, sus búsquedas son proporcionadas ahora a través de Google. ¿El único buscador que parece haber recogido su testigo espiritual? Wolfram Alpha.

Northern Light – El Altavista con alma corporativa

Quizá recordéis a ese buscador cuyo logo era un velero rodeado por las luz de una aurora boreal. Se llamaba Northern Light, y fue uno de los buscadores más notables de los noventa por tamaño de la base de datos y funciones de búsqueda avanzada.

Una de sus características más interesantes eran las carpetas personalizadas de búsqueda, donde se podían almacenar resultados de búsqueda por argumento, fuente o idioma, organizados automáticamente a partir de una jerarquía de temas.

Otra función que muchos recordarán era la de “Más resultados de este sitio”, que llevaba a páginas relacionadas con uno de los resultados. Esta opción fue replicada más tarde por otros buscadores, como Google.

En el año 2002, Northern Light, que nunca había dejado de ser una compañía enfocada en la búsqueda para empresas, dejó de ofrecer sus servicios al gran público. Para muchos, supuso la migración definitiva a Google.

Los demás, una hueste enorme…

Nos dejamos a muchos otros en el tintero, como Dogpile, WebCrawler, Ixquick, Metacraweler, Deja… La historia de casi todos fue la misma: un crecimiento inicial rápido seguido la compra por parte de otra empresa o el colapso por exceso de servicios.

Los que tuvimos una página en Internet no dudábamos en enviar la dirección a decenas de sitios, usando herramientas de envío masivo que declaraban tener a centenares de motores de búsqueda en su base de datos.

¿Qué buscadores usabas tú en los noventa?

Google prohibe usar Glass en sus reuniones de accionistas

P1030598

Google Glass ha causado bastante sensación y algo de polémica respecto a la privacidad de terceros que podrían ser fotografiados, grabados, o cuyos rostros podrían ser reconocidos a través de software en Glass. Así, el dispositivo ha sido prohibido en algunos establecimientos, que incluyen ahora la reunión de accionistas de la propia Google.

Esto se explica porque está prohibido ingresar cámaras, grabadoras, smartphones y otros dispositivos que puedan grabar, lo que deja fuera a las Glass. La razón de esto, obviamente, es proteger la información discutida durante la reunión y la privacidad de los accionistas y la empresa, pese a que la compañía opina que la privacidad de terceros “no es un gran problema” de Glass.

La ONG Consumer Watchdog acusó a Google de hipócrita por esta situación, indicando que fomenta con Glass que se hagan grabaciones y fotografías que invaden la privacidad, mientras que “cuando se trata de su propia privacidad, los ejecutivos de Google la protegen celosamente”.