Cuanto le cuesta a Apple fabricar el iPhone 5S? Le cuesta unos 220 dólares.

Según un informe de IHS Suppli que ha publicado All Things Digital, el coste estimado del iPhone 5S está tres veces por debajo del precio de venta del terminal, es decir, que los componentes un iPhone 5S de 16 GB tienen un coste de sólo 199 dólares. Según otro informe realizado por iSuppli , el coste de los componentes del iPhone 5C de 16 GB es de sólo 120 euros, mientras que el del iPhone 5S de la misma capacidad es de sólo 147 euros.

Apertura iPhone dolares Fabricar el iPhone 5S sólo le cuesta a Apple unos 220 dólares

Por supuesto, estos informes no incluyen otros costes involucrados en la fabricación de los smartphones, desde el desarrollo del producto, los costes de ensamblaje, costes del desarrollo del software, así como los costes del márketing, las ventas, distribución, etc.

Según el informe de IHS Apple gasta al menos 191 dólares en los componentes del iPhone 5S de 16 GB y hasta 210 dólares en el caso del modelo de 64 GB. El precio del ensamblaje es de unos 8 dólares por unidad, lo que suma un total de entre 199 y 218 dólares. Este coste está muy cerca del estimado para el anterior modelo, el iPhone 5, al que IHS atribuía un coste de unos 205 dólares.

La primera conclusión es que sin duda, Apple ha sabido como fabricar un producto con buenos márgenes, ya que el iPhone 5S tiene un precio en Europa de entre 699 euros (el modelo de 16 GB) y 899 euros (para el modelo de 64 GB) como terminales libres (precios con el IVA incluido, claro). Además, ha sido capaz de fabricar un nuevo modelo con mejoras importantes como la cámara o el lector de huellas con un precio que es sólo 5 dólares mayor que el del modelo anterior.

Despiece iPhone 5s Fabricar el iPhone 5S sólo le cuesta a Apple unos 220 dólares

Economías de escala

La lista de materiales incluye unos 41 dólares por la pantalla del iPhone 5S, 32 dólares por los chips RF (encargados de las conexiones de datos), 7 dólares por el lector de huellas dactilares, y 19 dólares por el chip A7 diseñado por Apple y fabricado por Samsung (mientras que para el procesador A6 del iPhone 5C se estima un coste de 13 dólares).

Además de los buenos márgenes que Apple es capaz de obtener de sus teléfonos, en la disección y el informe elaborados por IHS llama la atención el gran parecido interno entre los dos nuevos modelos de iPhone 5, que se diferencian sólo en el procesador, algunos chips como el coprocesador M7o el tipo de memoria y el lector de huellas (el informe no hace mención  alas diferencias entre los módulos de cámara y el doble flash).

Por último otro de los elementos que destaca el informe es el hecho de que Apple perece haber invertido mucho esfuerzo en la combinación de chips RF, haciendo que los proveedores de estos le ofrezcan soluciones que no dan a otros fabricantes. Así, si el iPhone 5 conseguía funcionar con 5 bandas LTE (4G), los nuevos modelos soportan hasta 13 bandas, algo que no consigue ningún otro móvil. Este trabajo puede llegar al objetivo final de tener un iPhone capaz de funcionar con todas las frecuencias de conexiones y operadoras, lo que mejoraría todavía más las economías de escala de Apple.

Consejos para que el móvil no te amargue el verano

¿Verdad que antes de salir de viaje hace la maleta? ¿verdad que comprueba si lleva los billetes, el pasaporte actualizado, la tarjeta de la seguridad social y el alpiste del canario? Pues ya va siendo hora que al smartphone se le dedique algo de atención previa. Este aparato no es un móvil que se deja en casa hasta el mes que viene. En el smartphone va la agenda, la música, los libros, la cámara fotográfica, el álbum… Antes de partir hay que tomar unas precauciones elementales para que la tecnología no te amargue las vacaciones. Las más básicas: descargar una aplicación antipérdidas, automatizar el almacenamiento en la nube, incluir un cargador de auxilio o, si va al extranjero, por mucho que hayan bajado las tarifas europeas, desconectar el roaming, o emplear un smartphone como conector a Internet de la familia. Aunque quizás usted no lo sepa, la mayoría de todo ello se encuentran en el mismo aparato. Solo es necesario activarlo.

1. Problema. Extravío o así
Llámese descuido, olvido o simple robo, la pérdida del aparato supone un gran problema porque, probablemente en el móvil, llevemos de la agenda de contactos al embarque del avión, amén de contraseña y claves de tarjetas de crédito.
Solución. En los smartphones con sistemas operativos Android e iOS -que copan la mayor parte del mercado- pueden descargarse aplicaciones, como Android Lost y Buscar mi iPhone (incluida en el iCloud de Apple), que localizan dónde se encuentra el teléfono y pueden bloquearlo. Son gratuitas. Basta con darse de alta y relacionar el móvil con un correo. En caso de pérdida se debe entrar a un ordenador para ver dónde está, poner un mensaje a quien lo encuentre para que contacte y lo devuelva. Si no muestra intención de devolverlo, también permite el borrado y bloqueo a distancia para mantener la privacidad a salvo y dejarlo inservible.

2. Problema. Adiós al móvil, adiós a todo
Cada vez tienen más memoria, pero no es infinita. Para reforzar el espacio y tener la agenda y los recuerdos de las vacaciones conviene buscar refuerzos.
Solución. La nube. La aplicación más extendida para esto es Dropbox. Ofrece dos gigas gratis; por cada amigo que se dé de alta se consigue 500 megas adicionales. Así hasta 18 gigas. Basta con instalarlo tanto en el ordenador como en iPhone o Android para poder usarlo como una carpeta más. Se puede configurar para que guarde todas las fotos cuando se conecte a una red wifi.

El 40% de las averías de los móviles son durante el verano. La mitad por la exposición solar; un tercio por bañarse con él o mojarlo; un 15% por rebozarlo de arena

El iPhone viene con iCloud y cinco gigas gratis. Hace copia automática de correos, contactos, fotos y documentos de texto. Lo mejor de esta opción es que no se tiene la percepción de estar usando la nube, el servicio es invisible. Se configura al estrenar el móvil. Cuando se estrena un Android también permite guardar automáticamente los contactos para evitar disgustos. Google+, la red social de Google, no pone límite para hospedar fotos y, si se desea, guarda copia de seguridad en forma de álbum privado sin perdida de calidad.

3. Problema. Sol, arena y agua.
El 40% de las averías de los móviles son durante el verano. La mitad por la exposición solar; un tercio por bañarse con él o mojarlo; un 15% por la arena, según observa el servicio de reparación de Phone House.
Solución. No dejar el teléfono dentro del coche, no manipularlo con las manos mojadas. Lo más práctico, las fundas estancas. Aquapac se ha especializado la protección de los aparatos electrónicos en condiciones extremas. En la mayoría de los casos no es para tanto, por eso una funda de 28,75 euros para el móvil, además de proteger, no impide hablar, marcar un número, fotografiar sin sacarlo de la funda. Tampoco corta la conexión bluetooth o wifi.

4. Problema. ¡A 10 euros el mega!
Según dónde veranee, le saldrá más a cuenta invitar a ostras que a megas. La Eurotarifa entró vigor el pasado 1 de julio y fija un coste máximo de 45 céntimos (más IVA) por mega consumido en el extranjero, pero fuera de la zona comunitaria los precios se disparan.

Dropbox hace una copia de seguridad de las fotos.

Los precios más bajos para la UE: en Vodafone se puede consumir hasta un giga al mes por 4,84 euros diarios; y en Movistar 25 megas por 2,41 euros diarios. Orange, 1,21 euros por 5 megas al día en las fronteras comunitarias. Fuera de la UE: Tuenti Móvil cobra nueve euros por mega –aunque sólo funciona en 26 países, según el listado de su web-. Orange cobra 5 euros por medio mega; Vodafone 6,05 euros por mega. Movistar cuenta con el Bono Internet Mundial (60,5 euros, más cuota de alta de 6,05, por 150 megas al mes). Si no contrata este servicio, cobra a 10 euros el mega (más IVA).
Solución. Apagar el roaming y tirar de wifi.

5. Problema. Sin wifi en el hotel, camping, bar…
La mejor forma de evitar que se dispare la factura del teléfono es apagar los datos y recurrir a las zonas wifi de acceso gratuito. Pero, ¿cómo encontrarlas?
Solución. Cambio de hotel
¿Verdad que no nos alojaríamos en un lugar sin electricidad? Pues Internet es también un servicio básico. Afortunadamente ya es bastante habitual (otro tema es si cobran o no ¿cobran por las toallas del baño?) como para exigirlo en alojamientos, bares, cafeterías y lugares públicos. Existen páginas en la web, como la de Gowex, con mapas interactivos donde se señalan estos puntos y sus características. Antes de contratar alojamiento o entrar en un bar asegúrese que hay wifi, y si no, tranquilamente, váyase.

6. Problema. leer al sol
La lectura de la pantalla del smartphone o la tableta resulta muy difícil en verano y al aire libre.
Solución. Siempre existe el recurso de aumentar el brillo para mejorar la visibilidad, aunque esto implica acortar la vida de la batería y tampoco mejora su resolución. Ni siquiera bajo la sombrilla. Por ello, marcas como LG, Apple y Samsung se han esforzado en mejorar la retroiluminación de sus productos y combatir el efecto espejo. Si no se cuenta con uno de estos aparatos se puede optar por comprar protectores de pantalla, como las de Belkin. A través de Amazon se puede conseguir para iPhone 4. La compañía oferta en España a través de su web un modelo para el nuevo iPad por 17,99 euros, que la OCU aconseja recortar para usar también en el smartphone.

7. Problema. Falta de cobertura
El viaje a un recóndito paraje de la sierra conlleva en ocasiones la pérdida de cobertura. Pero esa llamada a la madre para avisar de que uno se encuentra bien, hay que hacerla de todos modos.
Solución. Miniantenas. Las femtoceldas son unas miniantenas, en forma de panel, que se colocan en el interior de una casa y permiten mejorar la conectividad del teléfono móvil. Un recurso que, además, supone un menor consumo de batería; ya que el smartphone hace un esfuerzo menor para conseguir cobertura. Los Signal booster (amplificador de señal hasta 32 veces) también son otro instrumento muy útil por 99 dólares.

8. Problema. Se acabaron los megas
En caso de tener un amigo sin conexión de datos o una tableta sin tarjeta SIM hay una forma de dar acceso a Internet de manera sencilla sin necesidad de recurirr a un módem que desprenda wifi.
Solución. Tethering
Tanto los móviles Android como los iPhone tienen la opción de hacer tethering como se denomina a convertir la conexión 3G del móvil en un punto de conexión para cinco aparatos máximo, es decir para ti y la sombrilla de al lado. Es recomendable poner clave para alejar a los carroñeros de wifi. Ojo, porque tanta generosidad puede dejarles sin batería en menos de una hora. Se aconseja solo si se tiene tarifa plana de datos. ¿Cómo se hace? En iPhone hay que ir a “Configuración” y activar la pestaña “Compartir conexión”. En la parte superior de la pantalla aparece una indicación con cuántos aparatos están funcionando desde nuestro móvil. Si se quiere hacer con Android se tiene que ir a “Ajustes”, escoger “conexiones inalámbricas y redes”. Una vez ahí, tocar en “Anclaje de red y zona wifi” para que comience a emitir. En la esquina superior izquierda de la pantalla se muestra una antena para indicar que se está compartiendo wifi.

Cómo dar wifi con el móvil.

9. Problema. Adiós a la batería
La batería sigue siendo el punto débil de los gadgets. Sube su capacidad, pero también aumenta la adicción que generan y el tamaño de la pantalla, por lo que la demanda energética es superior.
Solución. Eliminar aplicaciones
Algunos fabricantes incluyen un software que trata de alargar la vida de cada carga. Aún así resulta insuficiente. Hay pequeños recursos preventivos como quitar la conexión 3G, el Bluetooth y el wifi, cerrar todas las aplicaciones que se mantienen abiertas, pese a que no nos demos cuenta o, la más simple, bajar el contraste de la pantalla. Pero se ahorran solo minutos.

La solución seria es el cargador externo. Hay baterías en forma de barra cuya capacidad suele dar para una carga escasa, como es el caso de Sony. La de HTC da hasta tres cargas y mantiene un diseño elegante.

En Decathlon se puede conseguir un modelo con 5.000 mAh y dos USB de salida por 33 euros, perfecto si se va a estar varios días fuera. Por 80 euros se consiguen 7.000 mAh del modelo superior de Sony, esta vez se trata de un formato muy parecido al de los discos duros externos. A mayor capacidad, mayor peso y volumen. En verano no es descabellado optar por un cargador solar USB. Hay que cargarlo y usarlo al día siguiente o dos posteriores, o se vacían. Los hay de 4.000 mAh por más de 60 euros o de solo 1.000 por 18. En el caso de iPhone existen además fundas que sirven para cargar casi el 70% de la capacidad. Cuestan alrededor de 80 euros, tanto para iPhone 4, como 5. Hay una versión para Samsung Galaxy S3 y otra para el reciente HTC One.